martes, 23 de febrero de 2016

Un antiepiléptico deja 450 casos de malformaciones en niños en Francia

Al menos 450 casos de malformaciones en recién nacidos ha producido la ingesta del antiepiléptico Dépakine (principio activo: ácido Valproico), según un informe de la Inspección General de Asuntos Sociales (Igas) solicitado por el Ministerio de Sanidad francés. El medicamento viene comercializándose desde finales de los años 60 aunque ya en los 80 se conocieron los efectos secundarios que el medicamento podía causar en fetos. 

La Fiscalía intenta averiguar ahora de donde proviene la negligencia que, según los cálculos de la asociación de víctimas de Dépakine, Apesac, podría haber dejado hasta un millar de niños en esta situación.

El abogado de varias de sus víctimas, Charles Joseph-Oudin, denunciaba ya el pasado mes de julio públicamente los fallos en la distribución de este medicamento puesto que aunque los casos de malformaciones llevan años denunciándose la agencia de salud pública no informó a pacientes y médicos prescriptores de este medicamento hasta diciembre de 2014 y su prohibición a mujeres embarazadas hasta mayo de 2015. En España. la ficha del producto se modificó en octubre de 2014 para recoger la recomendación de evitar su uso en mujeres embarazadas o en edad fértil.

"Las acusaciones pueden ir contra las agencias de salud o contra los laboratorios productores", en este caso se trata del grupo farmacéutico Sanofi, como explicó Joseph-Oudin. Las condiciones de prescripción volvieron a endurecerse a principios de este año y actualmente solo los neurólogos pueden recetar el Dépakine.

La presidenta de la asociación de víctimas francesas, Marine Martin, lleva una década luchando contra este antiepiléptico que tomaba desde los años 90 para frenar las crisis de su enfermedad, estando embarazada. Sus dos hijos presentan hoy discapacidades, uno de ellos de más del 80%.

"Siempre me dijeron que no había problemas por continuar con el medicamento durante el embarazo. Nunca me hablaron de problemas neuronales sobre el comportamiento u otras malformaciones", explica Martine en el canal BFMTV, donde describe algunos de los problemas que le dieron darse cuenta de los problemas de sus hijos: dificultades en el aprendizaje del habla, así como al andar o desorientación espacio temporal más adelante según describen los propios niños.

La asociación estima que el medicamento ha causado malformaciones física en el 10% de los afectados y de hasta el 30 o 40% cuando se trata de trastornos mentales, especialmente autismo e hiperactividad.Igas ha hecho pública este cifra extrapolando el estudio que se ha realizado en la región de Ródano-Alpes. "Son entre 425 y 450 casos de niños nacidos en Francia vivos o muertos expuestos en el útero al ácido valproico entre 2006 y 2014 que presentan malformaciones congénitas". 

El ácido valproico se comercializa en Francia desde 1967, con prescripción médica con diversas marcas como Depakine, Micropakine, Depakote o Depamide.


El informe precisa también que las prescripciones en mujeres de entre 15 a 49 años han bajado un 25% desde 2006, pasando de 125.000 en 2006 a 93.000 en 2014.

jueves, 11 de febrero de 2016

Deportes contraindicados para personas con escoliosis



La columna vertebral constituye el eje de toda la estructura esquelética del cuerpo humano, por lo que tener algún problema que le afecte puede llegar a comprometer la calidad de vida e impedir realizar ciertas actividades, como algunos deportes.

La escoliosis, que es la existencia de una curvatura lateral anormal en la columna, es incompatible con algunos ejercicios, pero no en todos los casos ni en el deporte en general. Conocer qué tipo de actividades se pueden realizar y cuáles no es importante para evitar hacerse daño con algunas prácticas contraindicadas y para no huir de un hábito tan importante para la salud como es el ejercicio.


Aunque la escoliosis, en general, no es un impedimento para cualquier actividad, sí que se pueden dar casos, relacionados siempre con la afección, que imposibilitan realizar ejercicio

El presidente de laFederación Española de Medicina del Deporte (Femede), Pedro Manonelles, explica que el deporte es incompatible “sólo en casos de escoliosis de grado muy avanzado, sintomáticas, cuando están en una fase de progresión, cuando se necesita corsé y en algunas post-cirugías”. Aunque el experto matiza que “no se pueden dar recomendaciones genéricas, sino que cada caso se debe abordar de forma individual”.

Los deportes que están contraindicados en estos casos, explica Manonelles, son aquellos que suponen una sobrecarga de la columna vertebral, como:

  • Actividades con levantamientos de grandes pesos, como halterofilia.
     
  • Deportes que implican grandes torsiones de la columna vertebral, como los lanzamientos en atletismo.
     
  • Ejercicios que implican una gran hiperlordosis lumbar, como las modalidades de mariposa y braza en natación, gimnasia artística y rítmica, o deportes de lucha, como el judo.

La práctica de estas actividades, advierte el especialista, “supone carga, rotaciones y torsiones en la columna que pueden aumentar la progresión de la escoliosis y que, además, pueden convertirla en sintomática, provocando dolor en el paciente”.

Aunque la escoliosis pueda suponer un obstáculo para determinadas prácticas, existen otros ejercicios que sí se pueden realizar y que son beneficiosos para reducir el impacto de la curvatura de la columna. El experto afirma que son, básicamente, “aquellos que aumentan el tono y fuerza de la musculatura paravertebral y de la espalda en general, además de los ejercicios o actividades que favorecen la extensión de la espalda, como las modalidades de crowl y espalda en natación, el baloncesto, o el voleibol”.

Manollenes añade que, incluso en casos de escoliosis idiopáticas infantiles y juveniles, donde a veces es necesario el uso de un corsé, “se pueden practicar este tipo de ejercicios, siempre que entren en el contexto de prescripción y rehabilitación”.