jueves, 19 de mayo de 2016

Alternativas naturales al ibuprofeno



El ibuprofeno actúa por inhibición de una proteína llamada ciclooxigenasa-2 (COX-2) y se encarga de bloquear la inflamación y la respuesta dolorosa y febril. Existen plantas que pueden ejercer esta misma función y, por tanto, ser una alternativa natural al ibuprofeno.

Lo ideal sería hablar de fitoterapia y aromaterapia. Dentro de cada grupo, existen plantas o aceites esenciales que pueden mejorar algún tipo de dolor. A pesar de la creencia equivocada de que las plantas medicinales no tienen efectos secundarios o interacciones con los medicamentos, en pacientes con enfermedades crónicas, debe evaluarse si pueden tomar una planta medicinal para el tratamiento del dolor.

Con esta premisa en mente, destacar que existen diferentes especies utilizadas en procesos dolorosos, como se describen una a una:

1) Harpagofito (Harpagophytum procumbens)
Es una planta herbácea perenne específica del sur del continente africano. Se trata de las plantas que tradicionalmente se han utilizado para el dolor.

Además de tener una función antiinflamatoria y analgésica, hay estudios que apuntan a su eficacia en el tratamiento del dolor asociado a la artrosis, a la osteoartritis, la lumbalgia y otras afecciones osteoarticulares de origen reumático y no reumático.

2) Ortiga (Urtica dioica)
Es una planta herbácea que se encuentra en zonas templadas. Destaca su actividad antiinflamatoria y se ha estudiado su uso en el tratamiento del dolor por osteoartritis y artritis reumatoide.

3) Uña de gato (Uncaria tormentosa)
Se trata de una especie originaria de la Amazonia. Cumple funciones antiinflamatorias, antioxidantes y potenciadoras del sistema inmunitario. Su contenido en esteroles es el que le confiere la característica de antiinflamatoria.

4) Sauce (Salix sp)
Esta planta abunda en zonas húmedas. En su caso, presenta actividad analgésica, antipirética, antiinflamatoria y antiagregante plaquetario.

5) Cúrcuma
Como especia, la cúrcuma es ampliamente utilizada en la india y es un ingrediente del curri. Además, contiene curcumina, que le proporciona la acción antiinflamatoria.

6) Jengibre
Aunque se utiliza principalmente para náuseas y vómitos, el jengibre puede tener actividad antiinflamatoria.

7) Eucalipto
La acción antiinflamatoria y analgésica se puede encontrar en el aceite esencial de Eucalyptus citridora (eucaliptus azul) por su contenido en citronelal (aldehído terpénico).

8) Árnica
En el caso del árnica, es su contenido en helenalina el responsable de la acción antiinflamatoria.

9) Pimienta de cayena
También tiene acción analgésica y antiinflamatoria, gracias a su contenido en capsaicina.

10) Dieta rica en omega 3
Además de todas estas plantas, una dieta rica en omega 3 y la disminución de la ingesta de omega-6 puede ayudar en los procesos inflamatorios.

Otras formas de reducir el dolor

Otros consejos que pueden ayudar a reducir el dolor, aunque dependerá del tipo de éste. Por ejemplo, la dismenorrea o contracturas musculares que pueden mejorar con el calor, mientras en caso de golpe es preferible aplicar frío. Dormir nos puede aliviar un dolor de cabeza.

viernes, 15 de abril de 2016

El omeprazol puede dañar el riñón



El omeprazol es el fármaco genérico más prescrito en España, con más de 54 millones de envases vendidos en 2013 según datos del propio Ministerio de Sanidad. Sin embargo, hace algún tiempo que los médicos vienen alertando del alegre consumo que se hace de este medicamento que no está exento de riesgos. La última de estas advertencias procede de un trabajo estadounidense que relaciona su consumo a largo plazo con problemas serios de riñón.


Este medicamento de la familia de los llamados inhibidores de la bomba de protones (IBP) funciona reduciendo la cantidad de ácidos gástricos que produce el estómago. Este blockbuster se emplea para aliviar síntomas como la acidez o el reflujo gastroesofágico, la hernia de hiato y también para prevenir las hemorragias gastrointestinales que pueden causar algunos antiinflamatorios.

Un estudio que acaba de publicar la revista Journal of the American Society of Nephrology advierte de que este compuesto, sobre todo cuando se toma prolongado en el tiempo, puede ocasionar una reducción en la función renal, enfermedad renal crónica y fallo renal grave.

Para extraer estas conclusiones, con importantes consecuencias de salud pública, como ellos mismos alertan, los investigadores analizaron los datos de casi 200.000 pacientes de la base de datos de veteranos del ejército de EEUU (Vterenas Affairs). De ellos, 173.000 eran consumidores de omeprazol u otros IBP y los 20.000 restantes se medicacaban con otro tipo de antiácidos, los bloqueadores H2 del receptor de la histamina (como ranitidina o nizatidina).

Tras cinco años de seguimiento, los investigadores dirigidos por Yan Xie -de la Universidad de Washington (EEUU)- observaron que los pacientes que consumían omeprazol tenían hasta un 96% más de riesgo de desarrollar fallo renal que los usuarios de los otros antiácidos, y un 28% más de posibilidades de sufrir enfermedad renal crónica.Además, los autores observaron una clara relación entre la duración del tratamiento y la aparición de problemas en el riñón, de manera que los pacientes que consumían omeprazol más tiempo eran los más propensos a desarrollar fallo renal.

No es la primera vez que un estudio alerta de esta relación, como subrayan los propios investigadores. El pasado mes de marzo, ya un trabajo publicado en la revista Journal of the American Medical Association realizado en la Universidad Johns Hopkins (EEUU) observó un 50% más de problemas renales entre los consumidores de estos medicamentos. En total, se analizaron 10.500 historias clínicas a lo largo de un periodo de 13 años y otros 248.000 pacientes que participaban en otra investigación.Uno de los firmantes, el doctor Benjamin Lazarus, llegó a afirmar al presentar sus resultados que el 70% de las prescripciones de los inhibidores de la bomba de protones no están justificadas".

Como explica el doctor Francisco Atienza, coordinador del grupo de trabajo de Calidad y Seguridad del Paciente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), el problema es que "se ha banalizado" el uso de este medicamento que se toma demasiadas veces inadecuadamente.

A su juicio, como el omeprazol se prescribe para prevenir las hemorragias asociadas a ciertos corticoides y antiinflamatorios, "esta indicación ha dado lugar a la creencia errónea de que es un protector gástrico y se toma con cualquier pastilla". De hecho, explica, no todos los pacientes que toman un antiinflamatorio necesitan tomar omeprazol para proteger su estómago, puesto que el riesgo de hemorragias depende del perfil del paciente ("en gente joven, por ejemplo, no tiene sentido").

Una idea en la que coinciden los firmantes del trabajo que ahora se publica, y que apuestan por prescribir estos medicamentos "únicamente cuando sea necesario y limitar la duración del tratamiento al periodo más corto posible". Porque como señala el doctor Al-Aly, "muchos pacientes comienzan el tratamiento con omeprazol por algún problema médico y luego continúan tomándolos más tiempo del necesario".

Como explica el especialista de Semergen, los tres riesgos más conocidos del omeprazol son el déficit de absorción de la vitamina B12 (que puede ocasionar anemia), de calcio (lo que podría vincular su uso a mayor riesgo de osteoporosis y fracturas) y también, desde 2013, los problemas renales que ahora corrobora este estudio. "A pesar de eso, es evidente que el mensaje no ha calado y se sigue usando excesivamente omeprazol de manera inapropiada, fuera de las indicaciones para las que sí es útil".

Como denuncian los investigadores, la vigilancia de los fármacos una vez que están en el mercado se basa en los datos que aportan los propios laboratorios farmacéuticos o en sistemas voluntarios de reporte de efectos adversos por parte de los profesionales. Estos sistemas "pasivos", advierten, pueden "no estar captando adecuadamente las secuelas a largo plazo [de los medicamentos]" o pueden ser incapaces de detectar "efectos adversos latentes" quizás poco frecuentes y que no se hayan detectado en los ensayos clínicos previos (que siempre se realizan en condiciones ideales, y con grupos de pacientes muy seleccionados y controlados).


"El omeprazol es un fármaco magnífico si se usa en las indicaciones para las que está aprobado", resume el doctor Atienza. Gracias a su uso, por ejemplo, se han reducido drásticamente las hemorragias gástricas. Sin embargo, subraya para terminar, "como todos los fármacos, tiene sus beneficios y sus riesgos y un uso inadecuado siempre es inseguro"

martes, 23 de febrero de 2016

Un antiepiléptico deja 450 casos de malformaciones en niños en Francia

Al menos 450 casos de malformaciones en recién nacidos ha producido la ingesta del antiepiléptico Dépakine (principio activo: ácido Valproico), según un informe de la Inspección General de Asuntos Sociales (Igas) solicitado por el Ministerio de Sanidad francés. El medicamento viene comercializándose desde finales de los años 60 aunque ya en los 80 se conocieron los efectos secundarios que el medicamento podía causar en fetos. 

La Fiscalía intenta averiguar ahora de donde proviene la negligencia que, según los cálculos de la asociación de víctimas de Dépakine, Apesac, podría haber dejado hasta un millar de niños en esta situación.

El abogado de varias de sus víctimas, Charles Joseph-Oudin, denunciaba ya el pasado mes de julio públicamente los fallos en la distribución de este medicamento puesto que aunque los casos de malformaciones llevan años denunciándose la agencia de salud pública no informó a pacientes y médicos prescriptores de este medicamento hasta diciembre de 2014 y su prohibición a mujeres embarazadas hasta mayo de 2015. En España. la ficha del producto se modificó en octubre de 2014 para recoger la recomendación de evitar su uso en mujeres embarazadas o en edad fértil.

"Las acusaciones pueden ir contra las agencias de salud o contra los laboratorios productores", en este caso se trata del grupo farmacéutico Sanofi, como explicó Joseph-Oudin. Las condiciones de prescripción volvieron a endurecerse a principios de este año y actualmente solo los neurólogos pueden recetar el Dépakine.

La presidenta de la asociación de víctimas francesas, Marine Martin, lleva una década luchando contra este antiepiléptico que tomaba desde los años 90 para frenar las crisis de su enfermedad, estando embarazada. Sus dos hijos presentan hoy discapacidades, uno de ellos de más del 80%.

"Siempre me dijeron que no había problemas por continuar con el medicamento durante el embarazo. Nunca me hablaron de problemas neuronales sobre el comportamiento u otras malformaciones", explica Martine en el canal BFMTV, donde describe algunos de los problemas que le dieron darse cuenta de los problemas de sus hijos: dificultades en el aprendizaje del habla, así como al andar o desorientación espacio temporal más adelante según describen los propios niños.

La asociación estima que el medicamento ha causado malformaciones física en el 10% de los afectados y de hasta el 30 o 40% cuando se trata de trastornos mentales, especialmente autismo e hiperactividad.Igas ha hecho pública este cifra extrapolando el estudio que se ha realizado en la región de Ródano-Alpes. "Son entre 425 y 450 casos de niños nacidos en Francia vivos o muertos expuestos en el útero al ácido valproico entre 2006 y 2014 que presentan malformaciones congénitas". 

El ácido valproico se comercializa en Francia desde 1967, con prescripción médica con diversas marcas como Depakine, Micropakine, Depakote o Depamide.


El informe precisa también que las prescripciones en mujeres de entre 15 a 49 años han bajado un 25% desde 2006, pasando de 125.000 en 2006 a 93.000 en 2014.

jueves, 11 de febrero de 2016

Deportes contraindicados para personas con escoliosis



La columna vertebral constituye el eje de toda la estructura esquelética del cuerpo humano, por lo que tener algún problema que le afecte puede llegar a comprometer la calidad de vida e impedir realizar ciertas actividades, como algunos deportes.

La escoliosis, que es la existencia de una curvatura lateral anormal en la columna, es incompatible con algunos ejercicios, pero no en todos los casos ni en el deporte en general. Conocer qué tipo de actividades se pueden realizar y cuáles no es importante para evitar hacerse daño con algunas prácticas contraindicadas y para no huir de un hábito tan importante para la salud como es el ejercicio.


Aunque la escoliosis, en general, no es un impedimento para cualquier actividad, sí que se pueden dar casos, relacionados siempre con la afección, que imposibilitan realizar ejercicio

El presidente de laFederación Española de Medicina del Deporte (Femede), Pedro Manonelles, explica que el deporte es incompatible “sólo en casos de escoliosis de grado muy avanzado, sintomáticas, cuando están en una fase de progresión, cuando se necesita corsé y en algunas post-cirugías”. Aunque el experto matiza que “no se pueden dar recomendaciones genéricas, sino que cada caso se debe abordar de forma individual”.

Los deportes que están contraindicados en estos casos, explica Manonelles, son aquellos que suponen una sobrecarga de la columna vertebral, como:

  • Actividades con levantamientos de grandes pesos, como halterofilia.
     
  • Deportes que implican grandes torsiones de la columna vertebral, como los lanzamientos en atletismo.
     
  • Ejercicios que implican una gran hiperlordosis lumbar, como las modalidades de mariposa y braza en natación, gimnasia artística y rítmica, o deportes de lucha, como el judo.

La práctica de estas actividades, advierte el especialista, “supone carga, rotaciones y torsiones en la columna que pueden aumentar la progresión de la escoliosis y que, además, pueden convertirla en sintomática, provocando dolor en el paciente”.

Aunque la escoliosis pueda suponer un obstáculo para determinadas prácticas, existen otros ejercicios que sí se pueden realizar y que son beneficiosos para reducir el impacto de la curvatura de la columna. El experto afirma que son, básicamente, “aquellos que aumentan el tono y fuerza de la musculatura paravertebral y de la espalda en general, además de los ejercicios o actividades que favorecen la extensión de la espalda, como las modalidades de crowl y espalda en natación, el baloncesto, o el voleibol”.

Manollenes añade que, incluso en casos de escoliosis idiopáticas infantiles y juveniles, donde a veces es necesario el uso de un corsé, “se pueden practicar este tipo de ejercicios, siempre que entren en el contexto de prescripción y rehabilitación”.