viernes, 24 de julio de 2015

La vitamina D y la demencia


El peligro ya no se halla exclusivamente en tener unos niveles excesivamente bajos de colesterol LDL (el llamado "malo"), o en consumir los catastróficos carbohidratos, el azúcar y el glúten...

La vitamina D y la demencia

Todos hemos crecido sabiendo que la vitamina D es importante para la salud de los huesos. Después de todo, esa es la razón por la que en las etiquetas de los envases de leche se indica que el producto fue "reforzado con vitamina D." Pero la investigación ahora demuestra que el papel de la vitamina D en la salud humana y la resistencia a la enfermedad es mucho más amplia de lo que imaginamos. Incluso la salud del cerebro se ve afectada significativamente por la vitamina D.


ScienceDaily, un sitio web muy reputado en cuestiones de salud y diversas informaciones relacionadas con la ciencia, ha publicado una revisión de la investigación realizada en la Peninsula Medical School, la Universidad de Cambridge y la Universidad de Michigan. La investigación recogió datos sobre unos 2.000 adultos mayores de 65 años, y se evalúa tanto la función cognitiva como los niveles de vitamina D. Los investigadores demostraron claramente que a medida que los niveles de vitamina D se redujeron, también lo hizo la función cerebral. De hecho, aquellas personas cuyos niveles de vitamina D eran los más bajos tenían el doble de riesgo de ser diagnosticados con deterioro cognitivo.

El Dr. Iain Lang, uno de los investigadores de este estudio, apunta:

Este es el primer estudio a gran escala para identificar una relación entre la vitamina D y el deterioro cognitivo en la edad adulta. La demencia es un problema creciente para los servicios de salud en todas partes, y las personas que tienen deterioro cognitivo están en mayor riesgo de pasar a desarrollar demencia. Eso significa que la identificación de las formas en que podemos reducir los niveles de demencia es un desafío clave para los servicios de salud.

Sabemos que el cerebro es rico en receptores de la vitamina D y que se activan más de 900 genes que tienen un papel importante en la salud. Tiene un papel que desempeñar en la modulación de la inflamación y la presión arterial, así como en la función inmune. Y cada una de estas actividades puede ser importante en la salud y la función cerebral.

Los seres humanos obtenemos la vitamina D de diversas fuentes, como el pescado azul, así como de los alimentos que la incluyen suplementada. También somos capaces de convertir el colesterol en vitamina D cuando estamos expuestos a la luz solar. Mucha gente toma vitamina D como suplemento o como parte de un complejo multivitamínico.

Esta información es muy importante ya que vincula los niveles bajos de una vitamina en particular a los problemas con la función cerebral. Lo que no indica específicamente es si tomar vitamina D o no hacerlo, o aumentar su consumo a través de la alimentación, necesariamente va a prevenir el deterioro cognitivo. Para ello sería necesario un estudio de intervención en el que se administraría a los pacientes vitamina D o un placebo, para seguir su evolución a lo largo del tiempo.



No hay comentarios: