martes, 17 de marzo de 2015

Un compuesto de los protectores solares se relaciona con la Endometriosis


La benzofenona es, además de una cetona aromática, un compuesto importante en fotoquímica orgánica, perfumería y un reactivo en síntesis orgánicas. De color blanco cristalino, insoluble en agua y con olor a rosas, su punto de fusión es de 49 °C y su punto de ebullición de 305-306 °C.

La benzofenona actúa como filtro para las radiaciones UV ya que es capaz de absorberla (promoviendo sus electrones a un estado excitado) y disiparla en forma de calor (al volver sus electrones al estado fundamental). Esto es posible debido a que la benzofenona posee sus estados de singlete y triplete energéticamente muy próximos entre sí.

Debido a esta propiedad, la benzofenona se utiliza en productos tales como perfumes y jabones para evitar que la luz ultravioleta degrade el olor y el color de estos productos. También se utiliza como componente de protectores solares y se puede añadir en los plásticos de embalaje para que estos bloqueen los rayos UV protegiendo el producto en el interior.

Pues bien, un estudio de 2010 encontró una posible relación entre este ingrediente común de los protectores solares denominado benzofenona y el riesgo de desarrollar endometriosis, una condición femenina que se caracteriza porque el tejido que recubre la parte interior del útero (llamado endometrio) crece fuera de la matriz y se extiende por ejemplo a las trompas de Falopio, a los ovarios, detrás del útero o incluso hacia el tejido que cubre la pelvis.

Para llegar a esa conclusión, publicada en Environmental Science & Technology, los investigadores analizaron la concentración de cinco tipos de benzofenonas en la orina de más de 600 mujeres que fueron evaluadas por endometriosis. ¿Qué encontraron? Que la benzofenona aparecía en la orina en el 97 por ciento de los casos.

En dosis bajas, la benzofenona ayuda a mantener estables los productos que se almacenan en envases claros, como los cosméticos. En cambio, en concentraciones elevadas, este compuesto se convierte en  un protector solar poderoso –cuando se aplica sobre la piel. Por eso, se emplea en una amplia variedad de productos que brindan protección contra los rayos ultravioletas (UV) del sol.

Aquel hallazgo dejó preocupados a los especialistas, que consideran que el cuerpo puede equivocarse y tomar a estos químicos como hormonas, sobre todo si se tiene en cuenta que no sólo se encuentran en los protectores solares sino también en otros productos cosméticos, como en las cremas hidratantes y en las lociones. Esto ocurre porque las benzofenonas imitan a los estrógenos del cuerpo (que son, junto con la progesterona, las dos hormonas femeninas características de las mujeres).

Para que las mujeres se sientan más tranquilas, pueden buscar en las etiquetas de los productos que no contengan benzofenonas, en particular, la llamada benzofenona-3, BP-3 u oxibenzona.