martes, 30 de septiembre de 2014

LA VERDAD SOBRE EL BIKRAM YOGA (y similares)

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda practicar yoga a 40º de temperatura (Bikram Yoga), aduciendo los efectos terapéuticos más surrealistas. Detrás de todo el montaje comercial subyace una realidad que nadie cuenta:



Famosos como Andy Murray o Gwyneth Paltrow han popularizado esta dichosa práctica mediante afirmaciones que van desde "tonifica el cuerpo" a "sirve de estiramiento aunado a una fuerte actividad cardiovascular". El problema es que la alta temperatura dispara el mecanismo natural que tiene nuestro organismo para ventilar y enfriar sus sistemas, haciendo que el bombeo de sangre hacia la piel se multiplique, de tal modo que se inicie el enfriamiento sanguíneo (razón por la cual enrojecemos cuando tenemos mucho calor).
Esta circunstancia hace que nuestro ritmo cardíaco se eleve en la misma medida en que nuestros músculos pierden tono y se "fofan", lo cual -aparte de no ser bueno- lleva a ganar una flexibilidad extra falsa que hace que el practicante lleve sus articulaciones más allá del punto al cual están acostumbradas, sobrepasando la "línea" de seguridad natural de cada cual.
En concreto, por poner un ejemplo, el asana (posición) llamada "virasana" (una especie ejercicio sentado, estilo oración) es la que más lesiones está provocando pues, sumada a la altísima temperatura, la hiperflexión a que se somete a las rodillas centuplica el riesgo de dañar algún ligamento e incluso fracturar alguno de los meniscos (casos estos que ya hemos podido tratar en terapia).

No hay comentarios: