domingo, 10 de febrero de 2013

Insulina y Aliados contra los Carbohidratos

La insulina (del latín insula, "isla") fue descubierta por Nicolae Paulescu en 1921, si bien el mérito recayó sobre el Dr. Frederick Banting, de la Universidad de Toronto, que además recibió el Premio Nobel en 1922 por este motivo.


La Insulina es una hormona formada por 51 aminoácidos, producida y secretada por las células beta de los islotes de Langerhans del páncreas. Interviene en el aprovechamiento metabólico de los nutrientes, sobre todo con el anabolismo de los carbohidratos. Su déficit provoca la diabetes mellitus y su exceso provoca hiperinsulinismo, que cursa con hipoglucemia. -nivel peligrosamente bajo de la cantidad de glucosa en sangre-.

Lo peor que se le podría ocurrir a alguien que quisiera mantener una forma física aceptable sería ingerir carbohidratos. De hecho, mantener tal tipo de dieta a largo plazo desarrolla una fortísima resistencia a la insulina. O dicho de otro modo, cuanto más carbohidrato consumamos, menos eficaz se vuelve la insulina que nuestro páncreas segrega -mientras sigue haciéndolo, porque esta situación suele devenir en un "desgaste" salvaje del órgano-.

Todo ello lleva -en una cantidad cada vez más enorme de casos- al desarrollo de Diabetes Tipo II que, y seguimos sumando, a su vez aumenta nuevamente la resistencia a la insulina, creando un círculo vicioso que cursa con numerosos otros problemas (pérdida de visión, mala o nula cicatrización, debilidad en paredes arteriales, insuficiencias cardíacas, y un larguísimo etcétera)

Como resultado evidente derivado de una dieta donde no faltan los carbohidratos, lo que se obtiene también es una reducción drástica del proceso natural de quema de grasa (proceso que también se ralentiza o incluso se detiene al administrar insulina a un diabético), aumentando además el almacenamiento de grasa en el cuerpo (otro proceso más que se ve afectado por la misma administración de insulina, que lo multiplica). Un éxito.

El secreto reside en necesitar y tener la mínima cantidad posible de insulina en nuestro torrente sanguíneo, pues ello ayuda a aumentar la sensibilidad a la insulina. De ahí la terrorífica trampa en la que caen la inmensa mayoría de los diabéticos, cuando no les importa "pasarse" en la ingesta de alimentos prohibidos o en la cantidad de comida, pues luego aumentan la dosis de insulina pensando que, de este modo, todo queda resuelto.


Una Curiosidad

Aunque frecuentemente se dice que la mayor parte del pecho femenino es grasa, esto sólo sucede en las que tienen alto porcentaje de grasa en su cuerpo. En mujeres con bajo porcentaje de grasa, la mayor parte es glándula (proteína y grasa).

Pues bien -y sirva tanto como información como anécdota- las dietas altas en carbohidratos, que siempre son bajas en proteína y grasa, hacen perder glándula y el pecho se encoge. De ahí que una gran mayoría de mujeres que siguen este tipo de dietas -y ahí incluimos vegetarianas y similares- vean reducido el tamaño del pecho.


Ayudas para reducir glucosa en sangre y potenciar el efecto de la insulina

Aunque hay algunos principios activos y plantas -empleadas en Ayurveda- que podrían ayudarnos (cinnamomum burmannii, Berberine, pterocarpus marsupium...), nos referiremos exclusivamente a la Leucina y al ácido R-Alfa Lipoico.


Acido R-Alfa Lipoico

Por otro lado, el ácido R-Alfa Lipoico también aumenta la sensibilidad a la insulina (y por tanto su efectividad) entre un 25% y un 30% en un periodo de apenas 4 semanas. De hecho, dada su tremenda efectividad, en Alemania se tratan las neuropatías diabéticas con este ácido (dolor, entumecimiento en extremidades inferiores y ardor). La dosis recomendada para pacientes con dicha enfermedad es de 600 mg 3 veces al día, disminuyendo así los síntomas en un 50%.

En el caso de  pacientes con estado I y II de glaucoma de ángulo abierto a quienes se  administró 75 mg de Acido Alfa Lipoico durante dos meses, se obtuvieron resultados muy satisfactorios, mejorando así la función visual en dichas personas.

En pacientes con cataratas mejora notablemente la agudeza visual, ya que estimula la producción del antioxidante glutation y este a su vez protege nuestros ojos para que no se desarrolle dicha catarata.

Por cierto, existen investigaciones que han demostrado que los niveles bajos de glutation en el cerebro se asocian con desordenes cerebrales tales como Parkinson, Alzheimer y Demencia. Como el Acido Alfa Lipoico entra al cerebro y protege directamente las células donde mas lo necesita, incrementando los niveles de glutation -como ya hemos comentado-, lo protege de los radicales libres y, por ende, parece que este proceso podría minimizar algunos de los daños causados en las patologías referidas.

Se le conoce además com el "antioxidante universal" ya que, además de tener sus propias acciones antioxidantes, da paso a todas las células (mitocondrías) permitiendo así tener mayor capacidad para atrapar los radicales libres donde estos estén.

Los radicales óxidos o libres son sustancias tóxicas de desecho metabólico que dañan al organismo (basura metabólica) estas no son desechadas directamente por el organismo debido a que se encuentran combinadas con oxígeno, elemento indispensable para nuestro cuerpo. La formación principal de radicales libres es originada por diferentes causas como son el stress, la contaminación del medio ambiente, alcohol, cigarros, alimentos procesados y fármacos. Siendo estos los principales causantes de muchas enfermedades como artritis, cáncer, problemas cardiacos, y envejecimiento prematuro.

También se sabe que este antioxidante puede mejorar el sentido del olfato.


Beneficios del Acido Alfa Lipoico:

  • Ayuda a mejorar la salud cardiaca aumentando la eficiencia del músculo cardiaco.
  • Protege las arterias capilares y venas.
  • Se considera como el mejor antioxidante que protege al hígado, también es muy importante para enfermedades como la hepatitis-C. En Europa se emplea en tratamientos para combatir las intoxicaciones por drogas, hepatitis alcohólica, intoxicaciones originadas por veneno y pacientes sometidos a radiaciones.
  • Agente preventivo y Terapéutico.
  • Combate el "síndrome de ojo seco"
  • Disminuye la sequedad en la piel.
  • Favorece la elasticidad de la piel y la suaviza.
  • es una gran ayuda contra las arrugas.
  • Previene el envejecimiento prematuro.
  • Proporciona protección contra el cáncer.
  • Disminuye las varices.
  • Combate el stress y sus problemas asociados.
  • Disminución de riesgo de flebitis.
  • Reduce la hinchazón en piernas, ya esté causada por retención de líquidos como por compromiso linfático.
  • Reduce la sensación de frío en manos, nariz, y pies.
  • Inhibe la replicación del virus del SIDA.
  • Remueve de nuestro cuerpo metales pesados como el mercurio y el plomo.
  • Combate el Síndrome de Fatiga Crónica.


El Acido Alfa Lipoico y La L-Carnitina

La utilización del Acido Alfa Lipoico combinado con otro aminoácido como es la L-Carnitina, proporciona resultados sorprendentes en la prevención de síntomas de envejecimiento.


LEUCINA

La leucina es un aminoácido considerado esencial que interactúa con los aminoácidos isoleucina y valina. Se utiliza en el hígado, tejido adiposo y tejido muscular; en estos dos últimos se utiliza para la formación de esteroles que cumplen funciones reguladoras, estructurales y hormonales.

La Leucina, además de aumentar la sensibilidad a la insulina, inhibe el proceso por el cual el organismo transforma la proteína destinada al músculo en azúcar de la que extraer energía, de tal modo que aumenta la pérdida de grasa en lugar de la de masa muscular, así como la quema de calorías.

Además de esta ayuda para que el azúcar pueda "entrar" en las celulas, tiene la capacidad de imitar a la insulina y también puede sustituir a la glucosa durante períodos de ayuno, una propiedad que no es compartida por sus demás compañeros de aminoácidos. En un artículo publicado en la revista “The Journal of Nutricional“, el experto en nutrición y estructura de los alimentos Donald K. Layman, recalca la más que esperanzadora capacidad reguladora metabólica de la Leucina. Este científico explica que la leucina mejora la glucosa y la homeostasis de la insulina mediante la estabilización de los niveles de la glucosa en sangre.

Durante el proceso de envejecimiento la Leucina se altera, lo que provoca un desequilibrio en la descomposición y producción de las proteínas musculares, razón por la cual se origina la típica pérdida de masa muscular en los ancianos.


Funciones que desempeña la Leucina:

  • Imprescindible para la curación de traumatismos y heridas.
  • Aumenta la capacidad de cicatrización.
  • Ayuda en la formación de tejido muscular.
  • Ayuda a evitar las lesiones hepáticas.
  • Ayuda en lesiones cutáneas.
  • Colabora en la síntesis de algunos opiáceos endógenos.
  • Ayuda en el correcto mantenimiento de la salud mental.
  • Participa en el balance del nitrógeno.
  • Ayuda a mantener equilibrados los niveles de azúcar en sangre.
  • Previene la atrofia muscular que se origina tras una inmovilización.
  • Ayuda a aumentar la producción de la hormona del crecimiento.
  • Indirectamente cumple una función reguladora en la correcta secreción biliar.
  • Indirectamente cumple funciones hormonales en las hormonas sexuales masculinas y femeninas.
  • Es de gran ayuda para personas que padecen feniceltourina (no pueden sintetizar la fenilalanina).
  • Combate los trastornos nerviosos (Depresión, Ansiedad, Angustia...) y los trastornos del comportamiento.



Lo que provoca el déficit de Leucina:

  • Peor cicatrización de heridas y traumatismos.
  • Mayor predisposición a padecer lesiones en el hígado.
  • Alteraciones de la conducta.
  • Alteraciones de la glucosa.
  • Alteraciones en la masa muscular.
  • Deficiencia en el crecimiento.
  • Trastornos mentales.


Precauciones y Datos a tener en cuenta:

Las personas con afecciones hepáticas o renales no deben ingerir grandes cantidades de aminoácidos sin las recomendaciones de un profesional de la medicina.
También deben considerarse otros efectos negativos como hipoglucemia.
El exceso de leucina puede hacer que su sistema sufra una disminución de otras vitaminas, tales como la vitamina B3 (niacina).


Alimentos que contienen Leucina:

Todos los aminoácidos esenciales se encuentran presentes en las proteínas de orígen animal (las legumbres también son muy ricas en Leucina). Sin embargo proteínas incompletas bien combinadas pueden dar lugar a otras de un valor equivalente.


Referencias y Bibliografía:

L.Combaret. Centro de Investigación sobre Nutrición Humana de Clermont-Ferrand. “A leucine-supplemented diet restores the defective postprandial inhibition of proteasome-dependent proteolysis in aged rat skeletal muscle“. Journal of Physiology Volume 569, issue 2, p. 489-499. Retrieved 2008-03-25.

J. Rosenthal. Departamento de Medicina, Universidad de Toronto, Toronto, Canada. “Metabolic fate of leucine: A significant sterol precursor in adipose tissue and muscle“. American Journal of Physiology Vol. 226, No. 2, p. 411-418. Publicado en 25-03-2008.


No hay comentarios: