domingo, 24 de febrero de 2013

Tu cuerpo no necesita azúcar: Charla con el Dr. Robert Lustig

"Tu cuerpo no necesita azúcar. Quien diga lo contrario, miente".

Dr. Robert Lustig
especialista en Endocrinología Pediátrica del University College of San Francisco


A continuación reproducimos la transcripción de la entrevista de Alec Baldwin al Dr. Robert Lustig, en su programa de radio en la WNYC "Esta es la Cuestión". En ella se vierten demoledoras verdades en contra del veneno blanco (azúcar), las nuevas costumbres alimentarias y los intereses de todo tipo que se aúnan en un inmenso negocio.


Que la disfruten:

----
Alec Baldwin: Soy Alec Baldwin y están escuchando "Esta es la Cuestión" en WNYC Radio.

Uno de cada tres adultos estadounidenses es obeso. Los niños de hoy son la primera generación estadounidense en tener una expectativa de vida menor que la de sus padres, en gran parte debido a la obesidad. La obesidad está relacionada con la diabetes, enfermedades del corazón e incluso cáncer y podría decirse que se ha convertido en el tema de salud pública más acuciante de nuestro tiempo. El año pasado, este tema se convirtió en personal cuando mi médico me dijo que era pre-diabético. Así que cuando leí sobre el Dr. Robert Lustig y su popular cruzada anti-azúcar, presté atención y decidí dejar de tomar azúcar.

Robert Lustig: ¿Por qué le llamo la conspiración de la Coca-Cola? Que hay en la Coca-Cola? La cafeína que es un estimulante suave y también un diurético. Te hace orinar más. ¿Qué más hay en Coca-Cola? Azúcar. ¿Y qué más? Sal, 55 miligramos de sodio por lata, que es como tomar una pizza. Entonces, ¿qué sucede si usted toma esa cantidad de sodio y a la vez pierde agua? Que tienes sed, el motivo de que haya tanto azúcar en la coca cola es para ocultar la sal.

Alec Baldwin (AB): El Dr Lustig es endocrino especializado en pediatría en la Universidad de California. A principios de los años 80 se interesó en la dieta y la obesidad, mientras trabajaba en el hospital tratando a los niños que se recuperaban de cirugías de tumores cerebrales.

Robert Lustig (RL): Yo tenía varios niños enormemente obesos. Y el tema es que no eran obesos antes del tumor, sino que comenzaron a ganar peso, entre 13 y 18 kilos, el año siguiente al tumor.

AB: ¿Por año?

RL: Por año, sin parar.

AB: Estos niños sufrían de obesidad hipotalámica, una forma especialmente atroz de obesidad que no responde a dieta o ejercicio.

RL: En 1994, cuando se descubrió la hormona leptina, quedó claro que estos niños no recibían la señal de la leptina ya que esa zona del cerebro estaba muerta. La leptina nos dice cuando debemos parar de comer y cuando podemos empezar a quemar energía.

AB: Es, literalmente, la señal del apetito.

RL: Así es. Y estos chicos tenían hambre constantemente y lo peor es que eran inactivos. Perdieron el interés por todo. Se sentaban en el sofá, comían Doritos y dormían. Así era su vida. Los padres decían: mi hijo ha sobrevivido al tumor sólo para sucumbir a una complicación del tratamiento. Eran niños disfuncionales.

AB: ¿Por qué se convierten en adictos a ver la televisión tirados en el sofá? ¿Cuál es la relación?

RL: Cuando tu cerebro recibe la señal de la leptina, quieres quemar energía, hacer ejercicio y ser activo físicamente, deseas concentrarte y hacer cosas.

AB: Por lo tanto, ¿La presencia de leptina indica al cuerpo que toca hacer ejercicio?

RL: La leptina le dice a tu cuerpo que tienes suficiente energía para hacer ejercicio. Cuando no se recibe la señal de la leptina el cerebro piensa que está muriendo de hambre.

Mi trabajo era encontrar una manera de cuidar de estos niños. Así que mi investigación sobre obesidad se inició en 1995. Si esa zona del cerebro estaba muerta y no se puede transplantar el hipotálamo. ¿Qué puedo hacer? El cerebro pedía que el páncreas produjera más insulina. La insulina almacena la energía, estos chicos tienen niveles de insulina altísimos. Pensamos en darles un medicamento que bloquease la liberación de insulina lo probamos y comenzaron a bajar de peso y lo más importante es que empezaron a hacer ejercicio. Los padres llamaban para decirme que habían recuperado a sus hijos.

AB: Algunas personas también vinculan esa falta de actividad a noticias políticas y económicas, recortes en actividades de la escuela, tecnología. Los niños están mucho más interesados en los juegos virtuales y no salen a jugar.

RL: No hay duda que eso es real. La pregunta es: son causa o efecto. Hay un montón de correlaciones. La cuestión es que bloqueando la liberación de insulina, los niños cambiaron su comportamiento. Y esa es la clave para la epidemia de obesidad.

Entonces también pensé que los adultos obesos tenían el mismo problema, pero sin tumor cerebral. Hice un estudio completo con 44 adultos obesos y les di la misma droga que tuvo el mismo resultado. 8 de los 44 perdieron mucho peso, medio kilo por semana durante 24 semanas sin hacer nada. Y lo más sorprendente fue que la ingesta de grasas no había cambiado, y su ingesta de proteínas no cambió. Su ingesta de hidratos de carbono se redujo, pasaron de 900 calorías al día a 350 calorías al día en hidratos de carbono. Dejaron de picar entre comidas, menos galletas, pringles..

Cuando tanto los niños como los adultos tuvieron la insulina en niveles más bajos comenzaron a hacer ejercicio y a ser más activos. Así que tuve claro lo que estaba pasando. Sus cerebros no llegaban a recibir la señal de leptina y comían sin parar, su cerebro estaba muerto de hambre. Eso es la obesidad, los obesos tampoco reciben la señal de la leptina.

AB: Pero, ¿por qué los obesos si no tienen tumores cerebrales?

RL: Ahí es donde entra el azúcar, hemos aprendido que cuanto mayor es la insulina mayor es el hambre.

AB: ¿Así que el azúcar es un estimulante del apetito, un acelerador?.

RL: Por supuesto. David Ludwig mi homólogo de Boston, estudio a niños a los que dio un refresco antes de comer en un restaurante de comida rápida. Los que habían tomado el refresco comieron más. Un nivel alto de insulina provoca hambre y hay una hormona en el estómago que emite señales de hambre llamada grelina. Cuando la grelina está alta tienes hambre, y comiendo azúcar no se baja.

AB: Cuando dejé el azúcar fue increíble. Era como empujar un trineo por una pista para llegar al final de la pendiente, los kilos desaparecían de mi cintura sin esfuerzo. He reducido los carbohidratos y la pasta porque era una mega dosis de azúcar, en realidad estaba comiendo un montón de pasta.

RL: Y es muy fácil, mucha gente piensa que la cocina italiana es la dieta mediterránea. Pero no hay pasta en la dieta mediterránea. La locura de la pasta empezó con los italianos emigrantes que no podían permitirse el lujo de comer carne y verduras aquí, y de hecho lo exportaron de vuelta a Italia, al igual que el chop suey a China. En realidad pasta y chop suey son inventos norteamericanos. La cocina italiana no es la dieta mediterránea, nunca fue y nunca lo será.

AB: Cuando le decía a la gente que no tomaba pan me felicitaban, lo mismo cuando decía que ya no tomaba pasta, pero no pasaba lo mismo cuando les decía que no tomaba azúcar.

RL: “Te toman por loco”.

AB: Exactamente.  ¿Cómo se ha convertido el azúcar en la sustancia más consumida? 60 kilos por persona al año ¿Fue siempre así?

RL: No, no. Esto es muy nuevo. Fue algo que cambió por dinero, marketing e industria alimentaria. Primero fueron los caramelos, refrescos y la industria azucarera en los Estados Unidos, que se remonta a principios de 1900. Pero todavía era un poco caro, en 1959 perdimos nuestra dosis de azúcar porque Castro se hizo cargo de Cuba y fue cuando comenzó la industria azucarera de Florida. Y a continuación llegó el jarabe de maíz alto en fructosa.

AB: El jarabe de maíz de alta fructosa llega y, de repente, está en todo. ¿Por qué? ¿Porque es más dulce?

RL: Bueno, en realidad tardó un tiempo. Y sí es dulce, pero lo más importante es que es más barato.

AB: ¿Pero esto es también lo que está sucediendo en los últimos años? No soy alguien que conozca la historia en profundidad, pero parece que el objetivo es hacer todo más dulce.

RL: Así es. En una realidad evolutiva, es parte de nuestro ADN. No hay alimento en el mundo que sea a la vez dulce y venenoso, el sabor dulce era una señal de que el alimento era seguro para comer. Incluso el acai de Jamaica, tiene una sustancia, llamada hipoglicina que causa vómitos y puede matarte, pero solo en la fruta verde, una vez madura ya no tiene toxina y es seguro comerla. Estamos programados para comer dulce, lo que ha sucedido es que la industria alimentaria ha secuestrado nuestras papilas gustativas para sus propios intereses.

AB: Cuando piensas sobre esta epidemia ¿es una epidemia?

RL: En realidad se trata de una pandemia (afecta a mucha gente en diferentes continentes) .

AB: En realidad no hablo de esto con complacencia o satisfacción, lo digo con mucha tristeza porque yo siempre había estado delgado. Pensé que estaba haciendo lo correcto en lo que a salud se refiere. Soy vegetariano aunque como pescado.

RL: Hay veganos con diabetes tipo 2 que son masivamente obesos, solo por ser vegano no estás protegido contra la diabetes. Los refrescos son alimentos veganos. Fíjate, en la India, por genética no pueden tener mucha grasa subcutánea, una vez que ya no pueden almacenar más comienza a almacenarse en el hígado, cuando esto sucede lo demás es como ir cuesta abajo. 

AB: Pero cuando viajo por el mundo, me siento tan concienciado con el problema de obesidad y donde quiera que vaya lo veo. Esas personas tienen que renunciar a algo, frappuccinos o caramelos o al pan porque realmente se ve que la gente está sufriendo. Sin embargo, creo que otras personas han trabajado para conseguir esto antes que tu, no eres el primero que dice que el azúcar es malo. 

RL: Oh, no. Esta discusión está viva desde los años 70. Y por eso es tan importante.

El abanderado en la lucha contra el azúcar se llamaba John Yudkin, un fisiólogo británico especialista en nutrición que en 1972 escribió “Puro, blanco y mortal”. Leer este libro, es simplemente asombroso. Todo lo que predijo, ha sucedido.

Por otra parte, Ancel Keys que había estado un año sabático en la Universidad de Cambridge en 1952, vio que lo que los británicos estaban comiendo era bastante horrible. Y llegó a la conclusión de que las grasas saturadas tenían que ser la causa de las enfermedades del corazón, hizo muchos estudios en todo el mundo y publicó un tomo de 500 páginas llamado “Estudio de los Siete Países” en 1970 (*N. del T.: Keys A, Taylor HL, Blackburn H, Brozek J, Anderson JT, Simonson E. Circulation. 1963 Sep;28:381-95). Y esa era la pregunta, ¿era el culpable la grasa o era el azúcar?. En ese momento no se sabía lo que pasaba con el azúcar en el hígado. No sabíamos que el azúcar se convierte en grasa. Lo que se sabía era que las grasas saturadas estaban relacionadas con los niveles de LDL y el LDL se relacionaba con la enfermedad cardiovascular. Así que la idea fue: vamos a eliminar la grasa saturada y la enfermedad cardiovascular desaparecerá. El país entero ya había bajado su consumo de grasa en el año 1980.  Y ahí está el problema, cuando se elimina la grasa de los alimentos saben a cartón y la industria alimentaria lo sabe. ¿Que crees que van a hacer? ¿Cómo se va a vender comida? Pues tenemos el jarabe de maíz alto en fructosa!!

AB: ¿Cuándo se introdujo en el mercado de alimentos?

RL: A principios de los 70, 1973 o 1975.

AB: ¿Y quien lo introdujo?

RL: En realidad no sé quién.

AB: Las grandes corporaciones estadounidenses.

RL: Las corporaciones estadounidenses. En 1980, el segundo peor huracán de la historia estadounidense, el huracán Allen, acabó con toda la cosecha de azúcar del Caribe. Y la industria alimentaria, especialmente la industria de bebidas, sintió miedo, se dijeron: ¿De dónde vamos a obtener el azúcar para los refrescos?

AB: Era un mercado poco fiable.

RL: Exactamente por eso empezaron a introducirlo y comenzaron a subir la dosis. En 1985 la transformación estaba completa.

AB: ¿Requiere el proceso de obtención del azúcar a partir de caña más mano de obra y es más caro que el proceso de obtención del jarabe de maíz alto en fructosa?

RL: Mucho más.

AB: Es porque el jarabe de maíz de alta fructosa proviene del maíz. Y el mercado y la oferta de maíz en este país es mucho más abundante y más fiable que el suministro de caña de azúcar.

RL: Así es. El 16% de todo el maíz cultivado en la actualidad en América termina siendo jarabe de maíz alto en fructosa. Así que tenemos barcos enteros cargados. Y es barato. Y debido a que es barato comenzó a aparecer en alimentos que nunca habían tenido azúcar antes como el pan de hamburguesa, carne de hamburguesa, salsa barbacoa, ketchup, aliños para ensalada, está en casi todo lo que puedas imaginar en un supermercado. Por cierto, Barry Popkin (*1) de la Universidad de Carolina del Norte acaba de hacer un estudio (*2) que muestra que el 80% de los alimentos, hay 600.000 artículos alimenticios en los Estados Unidos, el 80% de ellos vienen con azúcar o con azúcares añadidos.

(*1) N. del T. Department of Nutrition, University of North Carolina at Chapel Hill; Public Health & Preventive Medicine, Oregon Health & Science University
(*2) N.del T. (el estudio a que hace referencia es: Richardson et al.: "Neighborhood fast food restaurants and fast food consumption: A national study". BMC Public Health 2011 11:543)
(*) Nota: Texto completo (en inglés) del estudio: http://www.biomedcentral.com/content/pdf/1471-2458-11-543.pdf

AB: ¿Entonces el hecho de endulzar el pan no era tan sólo una cuestión de gusto?

RL: Sabían que cuando se le añade azúcar al pan, compramos más. Claro que lo sabían.

AB: Sabían que cuando lo añaden comemos más, aumentaba las ventas, porque nos encanta el azúcar. Y por eso la oferta alimentaria en Estados Unidos es más "dulce" de lo que puedas imaginar. Vas por un supermercado y ves que hay una inmensa variedad de alimentos azucarados, caramelos, chicles... De hecho tengo amigos a los que les enseñas un caramelo y les cambia el carácter, están tan tranquilos hablando contigo y se dan la vuelta: "¡oh, gominolas!". Es como si fuera kriptonita. Ya no pueden parar de comerlas.

RL: Ahí está el problema. Hay un área del cerebro llamada “Sistema de recompensa” del que hemos oído hablar por la adicción a las drogas. Cocaína,  morfina, heroína y nicotina, actúan en la misma zona cerebral. El neurotransmisor que transmite la señal de placer es la dopamina. Cuando tienes un subidón de dopamina obtienes placer y el azúcar lo consigue del mismo modo que todas las otras drogas. El problema es que cuando consigues ese placer, también regulas a la baja unas pequeñas proteínas que son los receptores de dopamina. Entonces cada vez necesitas mayor cantidad para obtener el mismo efecto. Es lo que se conoce como tolerancia. Y cuando la sustancia no está presente, entonces no hay dopamina que interactúe con estas proteínas, que es lo que se conoce como síndrome de abstinencia. Tolerancia y abstinencia es lo que define una adicción, sabemos que funciona así con las drogas y resulta que con el azúcar pasa lo mismo. La única diferencia es que tienes que salir a buscar cocaína; sin embargo, con el azúcar hay saturación, está en todas partes, no se puede escapar de él.

AB: Se habla de regular el azúcar del mismo modo que se hace con el alcohol y el tabaco. Es algo que los políticos han tratado de hacer, sin lograrlo.

RL: Sí, el alcalde de Nueva York recientemente solicitó a la USDA (*) que no hubiese descuentos en los refrescos y rechazaron la propuesta. Su trabajo es la venta de alimentos, vender sin importar quien compra. Y la USDA es en realidad el brazo gubernamental de la industria alimentaria. Están para proteger el suministro de alimentos de gente como yo.

(*) N.del T. (en los EE.UU. es el equivalente al Ministerio de agricultura)

AB: En cuanto a las amenazas a la salud pública, habría que equiparar la de otros productos y otras sustancias que se utilizan habitualmente y tan peligrosos como el azúcar? ¿Crée que hay una epidemia de cafeína en este país?

RL: Existe una epidemia de cafeína. Y es alimentada por las empresas de café, pero es de menor importancia porque no hay ningún problemas de toxicidad. Con el azúcar, la diabetes tipo II, hipertensión, dislipidemia, bypass gástrico. 147 billones de dólares al año que se gastan en el cuidado de enfermedades crónicas que se pueden prevenir. Equilibraría el presupuesto, no necesitaríamos ninguna reforma del sistema de salud si no hubiese obesidad, pero seguiremos sufriéndola mientras no tengamos algún tipo de política con respecto al azúcar.

Necesitamos un nuevo modelo alimentario. En el año 2050, harán falta CUATRO Californias para alimentar nuestra población, y ni siquiera tenemos una. O nos hacemos cargo de la epidemia de obesidad o vamos a pasar hambre, porque estamos haciendo un mal uso de nuestro sistema alimentario. Michael Pollan escribe habitualmente sobre esto. La conclusión es que bioquímicamente nuestro entorno actual alimentario no funciona y hasta que lo arreglemos vamos a seguir tirando el dinero. Continuaremos estando enfermos, seguiremos muriendo de diabetes y enfermedades cardiovasculares, la seguridad social se arruinará hacia año 2024 -lo más tardar- porque no habrá dinero suficiente para pagar. No podrás ser atendido por un médico porque estará muy ocupado atendiendo ataques de corazón de personas obesas y no habrá suficiente alimento para todos.
Con todo, hay muchas razones para ser positivos. La gente está dándose cuenta y este es el punto de inflexión. Aquí y ahora. La gente está empezando a reconocer el problema.

AB: ¿De que hay una epidemia de obesidad en Estados Unidos?

RL: Y no sólo de obesidad sino también de enfermedades no transmisibles como diabetes, enfermedades del corazón, cáncer... Eso es lo que le drena el dinero a la sanidad. El cáncer de mama, en particular, es famoso por tener receptores de insulina y crece en respuesta a la propia insulina.

AB: ¿Los tumores de próstata tienen también receptores de insulina?

RL: Sí, los tienen, así que hay muchas razones para estar preocupados y muchas otras para mantener su nivel de insulina lo más bajo posible. Primero no alimentará los cánceres, segundo dejará que la leptina haga su trabajo y tercero mantendrá sus arterias sanas, de modo que no sufrirá infartos. Y hay más razones, pero estas ya me parecen buenas para mantener la insulina baja. Sobre todo hay que recordar que lo que hace subir la insulina es el azúcar. 

AB: La gente está aterrorizada cuando se sientan en un restaurante. Quieres estar sano y mantenerte en forma y a veces he tenido ataques de pánico cuando me siento en un restaurante pensando que “Hay un enemigo al acecho en todo lo que me ofrecen, mercurio en el pescado, hormonas en el pollo". Soy vegano y no como carne ni lácteos. Esto tiene mucho sodio, esto demasiada grasa. Salvo excepciones, todo lo que estamos comiendo nos va a matar.

RL: Sí, todos vamos a morir de algo, pero lo que hay que preguntarse es cómo, cuando y con cuanto sufrimiento. Lo mejor que puedes hacer por ti mismo es mejorar tu calidad de vida y hacer ejercicio. Lo siguiente es asegurar que lo que comes contiene algo de fibra, es decir, comer verde y marrón. Los alimentos procesados apenas contienen fibra, ahí está el problema. Cuando comes alimentos sin fibra el azúcar se absorbe tan rápido que el hígado se sobrecarga, las mitocondrias enferman y generas resistencia a la insulina y es la forma de entrada que tienen todas las enfermedades.

AB: ¿La gente necesita concienciarse y disciplinarse cuando coman pasta, arroz y patatas? Porque entonces, mezclarlos con azúcar es una paliza para el organismo.

RL: Por supuesto. Solo espero que la industria alimentaria se de cuenta de ello y hagan lo correcto, que sería vender comida de verdad, alimentos sin refinar. Ahora puede hacerse, antes no existía el sistema de distribución para poder hacerlo, ahora sí. Tenemos la capacidad tecnológica para ofrecer y poder ingerir comida de verdad. Sin embargo, la industria alimentaria está haciendo dinero a manos llenas.

La FDA actualmente tiene la fructosa (lo dulce del azúcar) en lo que se denomina la lista de GRAS de alimentos seguros, también las grasas trans. Necesitan revisarlo. La última vez que lo hicieron fue en 1986, antes de la saturación del jarabe de maíz alto en fructosa, antes del exceso de azúcar en la dieta. Pero parece que no tienen planes de ponerse a revisar.  

Creo firmemente en la necesidad de limitar el acceso de bebés y niños a las bebidas azucaradas. No hay ninguna razón para tomarlas. No existe una reacción bioquímica en el cuerpo que necesite ni fructosa ni azúcar en la dieta. El azúcar es completamente irrelevante para la vida. La gente dice: "Necesitas el azúcar para vivir". ¡No, eso es mentira!

AB: El Dr. Robert Lustig está escribiendo un libro que se publicará en diciembre (2012) acerca de los peligros de azúcar llamado Fat Chance: Luchando contra el azúcar, alimentos procesados, obesidad y enfermedad. Sabiendo lo que sabe, ¿cuáles son las cosas que no come? ¿Cómo ha cambiado su dieta desde que hace este trabajo?

RL: Bueno tengo unos kilos de más y no me siento contento con ello. No como azúcar, sólo tomo postres dos veces al año: un trozo de pastel de queso Junior cuando voy a Nueva York y un budín de pan con salsa de whisky en Nueva Orleans. Son mis dos debilidades. Pero no lo tomo porque haga este trabajo. Simplemente es que no me gusta el dulce.

AB: ¿Y qué está comiendo que sepa que no debe comer?

RL: Medio pan con queso por la mañana, es mi desayuno estándar. En la comida, como estoy en el hospital, siempre termino tomando lo que hay, que es comida altamente procesada. Y ahí está el problema. No pico entre horas y la cena es normal, y aún así no pierdo peso. Así que entiendo que formo parte del problema.

AB: No recibe la señal de leptina.

RL: Probablemente no.

AB: Claro. Este ha sido Alec Baldwin. Este programa está producido por WNYC Radio.

---

Hasta aquí la entrevista al Doctor Lustig, efectuada en directo el pasado mes de Julio de 2012. Quien quiera entender y aprender del contenido de lo dicho podrá jugar con una información absolutamente preciosa.

Pero ustedes verán.

domingo, 10 de febrero de 2013

Insulina y Aliados contra los Carbohidratos

La insulina (del latín insula, "isla") fue descubierta por Nicolae Paulescu en 1921, si bien el mérito recayó sobre el Dr. Frederick Banting, de la Universidad de Toronto, que además recibió el Premio Nobel en 1922 por este motivo.


La Insulina es una hormona formada por 51 aminoácidos, producida y secretada por las células beta de los islotes de Langerhans del páncreas. Interviene en el aprovechamiento metabólico de los nutrientes, sobre todo con el anabolismo de los carbohidratos. Su déficit provoca la diabetes mellitus y su exceso provoca hiperinsulinismo, que cursa con hipoglucemia. -nivel peligrosamente bajo de la cantidad de glucosa en sangre-.

Lo peor que se le podría ocurrir a alguien que quisiera mantener una forma física aceptable sería ingerir carbohidratos. De hecho, mantener tal tipo de dieta a largo plazo desarrolla una fortísima resistencia a la insulina. O dicho de otro modo, cuanto más carbohidrato consumamos, menos eficaz se vuelve la insulina que nuestro páncreas segrega -mientras sigue haciéndolo, porque esta situación suele devenir en un "desgaste" salvaje del órgano-.

Todo ello lleva -en una cantidad cada vez más enorme de casos- al desarrollo de Diabetes Tipo II que, y seguimos sumando, a su vez aumenta nuevamente la resistencia a la insulina, creando un círculo vicioso que cursa con numerosos otros problemas (pérdida de visión, mala o nula cicatrización, debilidad en paredes arteriales, insuficiencias cardíacas, y un larguísimo etcétera)

Como resultado evidente derivado de una dieta donde no faltan los carbohidratos, lo que se obtiene también es una reducción drástica del proceso natural de quema de grasa (proceso que también se ralentiza o incluso se detiene al administrar insulina a un diabético), aumentando además el almacenamiento de grasa en el cuerpo (otro proceso más que se ve afectado por la misma administración de insulina, que lo multiplica). Un éxito.

El secreto reside en necesitar y tener la mínima cantidad posible de insulina en nuestro torrente sanguíneo, pues ello ayuda a aumentar la sensibilidad a la insulina. De ahí la terrorífica trampa en la que caen la inmensa mayoría de los diabéticos, cuando no les importa "pasarse" en la ingesta de alimentos prohibidos o en la cantidad de comida, pues luego aumentan la dosis de insulina pensando que, de este modo, todo queda resuelto.


Una Curiosidad

Aunque frecuentemente se dice que la mayor parte del pecho femenino es grasa, esto sólo sucede en las que tienen alto porcentaje de grasa en su cuerpo. En mujeres con bajo porcentaje de grasa, la mayor parte es glándula (proteína y grasa).

Pues bien -y sirva tanto como información como anécdota- las dietas altas en carbohidratos, que siempre son bajas en proteína y grasa, hacen perder glándula y el pecho se encoge. De ahí que una gran mayoría de mujeres que siguen este tipo de dietas -y ahí incluimos vegetarianas y similares- vean reducido el tamaño del pecho.


Ayudas para reducir glucosa en sangre y potenciar el efecto de la insulina

Aunque hay algunos principios activos y plantas -empleadas en Ayurveda- que podrían ayudarnos (cinnamomum burmannii, Berberine, pterocarpus marsupium...), nos referiremos exclusivamente a la Leucina y al ácido R-Alfa Lipoico.


Acido R-Alfa Lipoico

Por otro lado, el ácido R-Alfa Lipoico también aumenta la sensibilidad a la insulina (y por tanto su efectividad) entre un 25% y un 30% en un periodo de apenas 4 semanas. De hecho, dada su tremenda efectividad, en Alemania se tratan las neuropatías diabéticas con este ácido (dolor, entumecimiento en extremidades inferiores y ardor). La dosis recomendada para pacientes con dicha enfermedad es de 600 mg 3 veces al día, disminuyendo así los síntomas en un 50%.

En el caso de  pacientes con estado I y II de glaucoma de ángulo abierto a quienes se  administró 75 mg de Acido Alfa Lipoico durante dos meses, se obtuvieron resultados muy satisfactorios, mejorando así la función visual en dichas personas.

En pacientes con cataratas mejora notablemente la agudeza visual, ya que estimula la producción del antioxidante glutation y este a su vez protege nuestros ojos para que no se desarrolle dicha catarata.

Por cierto, existen investigaciones que han demostrado que los niveles bajos de glutation en el cerebro se asocian con desordenes cerebrales tales como Parkinson, Alzheimer y Demencia. Como el Acido Alfa Lipoico entra al cerebro y protege directamente las células donde mas lo necesita, incrementando los niveles de glutation -como ya hemos comentado-, lo protege de los radicales libres y, por ende, parece que este proceso podría minimizar algunos de los daños causados en las patologías referidas.

Se le conoce además com el "antioxidante universal" ya que, además de tener sus propias acciones antioxidantes, da paso a todas las células (mitocondrías) permitiendo así tener mayor capacidad para atrapar los radicales libres donde estos estén.

Los radicales óxidos o libres son sustancias tóxicas de desecho metabólico que dañan al organismo (basura metabólica) estas no son desechadas directamente por el organismo debido a que se encuentran combinadas con oxígeno, elemento indispensable para nuestro cuerpo. La formación principal de radicales libres es originada por diferentes causas como son el stress, la contaminación del medio ambiente, alcohol, cigarros, alimentos procesados y fármacos. Siendo estos los principales causantes de muchas enfermedades como artritis, cáncer, problemas cardiacos, y envejecimiento prematuro.

También se sabe que este antioxidante puede mejorar el sentido del olfato.


Beneficios del Acido Alfa Lipoico:

  • Ayuda a mejorar la salud cardiaca aumentando la eficiencia del músculo cardiaco.
  • Protege las arterias capilares y venas.
  • Se considera como el mejor antioxidante que protege al hígado, también es muy importante para enfermedades como la hepatitis-C. En Europa se emplea en tratamientos para combatir las intoxicaciones por drogas, hepatitis alcohólica, intoxicaciones originadas por veneno y pacientes sometidos a radiaciones.
  • Agente preventivo y Terapéutico.
  • Combate el "síndrome de ojo seco"
  • Disminuye la sequedad en la piel.
  • Favorece la elasticidad de la piel y la suaviza.
  • es una gran ayuda contra las arrugas.
  • Previene el envejecimiento prematuro.
  • Proporciona protección contra el cáncer.
  • Disminuye las varices.
  • Combate el stress y sus problemas asociados.
  • Disminución de riesgo de flebitis.
  • Reduce la hinchazón en piernas, ya esté causada por retención de líquidos como por compromiso linfático.
  • Reduce la sensación de frío en manos, nariz, y pies.
  • Inhibe la replicación del virus del SIDA.
  • Remueve de nuestro cuerpo metales pesados como el mercurio y el plomo.
  • Combate el Síndrome de Fatiga Crónica.


El Acido Alfa Lipoico y La L-Carnitina

La utilización del Acido Alfa Lipoico combinado con otro aminoácido como es la L-Carnitina, proporciona resultados sorprendentes en la prevención de síntomas de envejecimiento.


LEUCINA

La leucina es un aminoácido considerado esencial que interactúa con los aminoácidos isoleucina y valina. Se utiliza en el hígado, tejido adiposo y tejido muscular; en estos dos últimos se utiliza para la formación de esteroles que cumplen funciones reguladoras, estructurales y hormonales.

La Leucina, además de aumentar la sensibilidad a la insulina, inhibe el proceso por el cual el organismo transforma la proteína destinada al músculo en azúcar de la que extraer energía, de tal modo que aumenta la pérdida de grasa en lugar de la de masa muscular, así como la quema de calorías.

Además de esta ayuda para que el azúcar pueda "entrar" en las celulas, tiene la capacidad de imitar a la insulina y también puede sustituir a la glucosa durante períodos de ayuno, una propiedad que no es compartida por sus demás compañeros de aminoácidos. En un artículo publicado en la revista “The Journal of Nutricional“, el experto en nutrición y estructura de los alimentos Donald K. Layman, recalca la más que esperanzadora capacidad reguladora metabólica de la Leucina. Este científico explica que la leucina mejora la glucosa y la homeostasis de la insulina mediante la estabilización de los niveles de la glucosa en sangre.

Durante el proceso de envejecimiento la Leucina se altera, lo que provoca un desequilibrio en la descomposición y producción de las proteínas musculares, razón por la cual se origina la típica pérdida de masa muscular en los ancianos.


Funciones que desempeña la Leucina:

  • Imprescindible para la curación de traumatismos y heridas.
  • Aumenta la capacidad de cicatrización.
  • Ayuda en la formación de tejido muscular.
  • Ayuda a evitar las lesiones hepáticas.
  • Ayuda en lesiones cutáneas.
  • Colabora en la síntesis de algunos opiáceos endógenos.
  • Ayuda en el correcto mantenimiento de la salud mental.
  • Participa en el balance del nitrógeno.
  • Ayuda a mantener equilibrados los niveles de azúcar en sangre.
  • Previene la atrofia muscular que se origina tras una inmovilización.
  • Ayuda a aumentar la producción de la hormona del crecimiento.
  • Indirectamente cumple una función reguladora en la correcta secreción biliar.
  • Indirectamente cumple funciones hormonales en las hormonas sexuales masculinas y femeninas.
  • Es de gran ayuda para personas que padecen feniceltourina (no pueden sintetizar la fenilalanina).
  • Combate los trastornos nerviosos (Depresión, Ansiedad, Angustia...) y los trastornos del comportamiento.



Lo que provoca el déficit de Leucina:

  • Peor cicatrización de heridas y traumatismos.
  • Mayor predisposición a padecer lesiones en el hígado.
  • Alteraciones de la conducta.
  • Alteraciones de la glucosa.
  • Alteraciones en la masa muscular.
  • Deficiencia en el crecimiento.
  • Trastornos mentales.


Precauciones y Datos a tener en cuenta:

Las personas con afecciones hepáticas o renales no deben ingerir grandes cantidades de aminoácidos sin las recomendaciones de un profesional de la medicina.
También deben considerarse otros efectos negativos como hipoglucemia.
El exceso de leucina puede hacer que su sistema sufra una disminución de otras vitaminas, tales como la vitamina B3 (niacina).


Alimentos que contienen Leucina:

Todos los aminoácidos esenciales se encuentran presentes en las proteínas de orígen animal (las legumbres también son muy ricas en Leucina). Sin embargo proteínas incompletas bien combinadas pueden dar lugar a otras de un valor equivalente.


Referencias y Bibliografía:

L.Combaret. Centro de Investigación sobre Nutrición Humana de Clermont-Ferrand. “A leucine-supplemented diet restores the defective postprandial inhibition of proteasome-dependent proteolysis in aged rat skeletal muscle“. Journal of Physiology Volume 569, issue 2, p. 489-499. Retrieved 2008-03-25.

J. Rosenthal. Departamento de Medicina, Universidad de Toronto, Toronto, Canada. “Metabolic fate of leucine: A significant sterol precursor in adipose tissue and muscle“. American Journal of Physiology Vol. 226, No. 2, p. 411-418. Publicado en 25-03-2008.