sábado, 16 de abril de 2011

Pie Diabético


La Diabetes Mellitus pertenece a un grupo de alteraciones metabólicas caracterizadas por altos niveles de glucosa en sangre, provocada por una insuficiente secrección de insulina por parte del páncreas. Dichos elevados niveles de glucosa, mantenidos durante mucho tiempo, acaban por devenir en graves daños en nervios, riñones, ojos y vasos sanguíneos -entre otros problemas-. Cuando el daño se produce a nivel nervioso, el síntoma puede ser tanto el de dolor/escozor contínuo como el de pérdida de sensibilidad en alguna zona del cuerpo. A este problema se le llama "Neuropatía Diabética".

Cuando la diabetes no se halla bien controlada, el daño tanto a órganos como a sistema inmunitario está asegurado. Cuando los vasos sanguíneos se ven afectados, casi con toda seguridad los pies no recibirán el suficiente aporte de sangre, pudiendo provocar gravísimos problemas. Uno de los síntomas es el de la pérdida de sensibilidad, lo que puede hacer que el paciente no sienta ni detecte por tanto la existencia de alguna rozadura, corte o herida en sus pies, lo cual puede acabar cursando en tremendas situaciones al no tomar las medidas adecuadas. La infección de estas heridas puede provocar, a la larga, estancias hospitalarias ante la gravedad de la situación, pudiendo llegar en casos extremos a la amputación.


CONSEJOS

A la hora de utilizar su calzado habitual o alguno recién adquirido, por favor observe las siguientes precauciones:

  • No utilice ningún tipo de calzado sin calcetines
  • No utilice sandalias ni ningún otro tipo de calzado que deje sus dedos al descubierto
  • No utilice tacones altos ni punteras estrechas
  • Use calcetines y/o medias al menos 2 cm más largos que su dedo más largo
  • No use calcetines apretados o con bandas elásticas
  • No use calcetines ni medias con costuras interiores
  • No use nunca calcetines de nylon o fibra. Siempre algodón.
  • Deseche cualquier calzado que le apriete o roce.
  • Reciba siempre el consejo de un especialista a la hora de adquirir calzado especial o cualquier tipo de ortosis u ortopedia.
  • Compre el calzado al final del día, cuando sus pies han dilatado. De este modo, el zapato que compre le resultará extremadamente cómodo a cualquier otra hora del día.
  • No utilice el calzado nuevo más de 1 hora seguida los primeros 4-5 días.
  • Alterne el calzado y trate de no utilizar el mismo par dos días seguidos. Cambiese de calcetines/medias y zapatos todos los días.
  • Tenga siempre a mano calzado cómodo de repuesto por si necesita que sus pies descansen.
  • Asegurese siempre de que no hay ningún tipo de cuerpo extraño en sus zapatos (chinas, dobleces en la plantilla...) antes de calzarse. Estos pequeños objetos y detalles pueden provocar rozaduras, arañazos y/o heridas.

No hay comentarios: