lunes, 11 de abril de 2011

DIABETES (y 2): Suplementos alimenticios y consejos




Además de las recomendaciones generales sobre la dieta ya esbozadas, existen algunos suplementos que pueden ayudar a prevenir la diabetes tipo II o a evitar que esta condición empeore.

Cromo - este mineral ayuda a incrementar la actividad de la insulina.  La deficiencia de cromo es sumamente común.  El alto consumo de productos hechos a base de azúcar refinada agravan la situación ya que este tipo de azúcar roba al organismo de sus abastos de cromo.   Existen estudios que demuestran que una deficiencia de cromo en la dieta afecta negativamente la tolerancia a la glucosa. 
Un estudio llevado a cabo en el hospital de Beijing en China demostró que un grupo de personas en las primeras etapas de la diabetes tipo II que recibió una dosis de 100 miligramos de cromo dos veces al día durante cuatro meses disminuyó significativamente su nivel de azúcar en la sangre.  En este estudio se empleó una forma de cromo conocida como picolinato.  Algunas fuentes de cromo son los mariscos, los cereales integrales, el jugo de uva, la levadura de cerveza y las habichuelas.

Magnesio - las deficiencias de magnesio pueden alterar el metabolismo de la glucosa y contribuir a los daños causados por la diabetes.  Algunos de los resultados de una deficiencia crónica de cromo son alta presión arterial, pérdida ósea, enfermedades vasculares.  Algunos investigadores incluso sugieren que un bajo nivel de magnesio en la dieta puede ser un factor que precipite ambos tipos de diabetes en personas susceptibles. 
Algunas buenas fuentes de magnesio son los albaricoques, los guineos, los granos íntegrales y el salvado de trigo.

Potasio - el potasio ayuda a aumentar la producción y la eficiencia de la insulina.  Alimentos ricos en potasio son los guineos o bananos, las papas, los productos lácteos y los granos integrales.

Vitamina B6 - esta vitamina ayuda a aumentar la eficiencia de la insulina.  También ayuda a prevenir la retinopatía diabética, una de las principales causas de la pérdida de visión en las personas diabéticas.  El nivel de vitamina B6 tiende a ser bajo en las personas mayores de 50 años.  Algunas fuentes alimentarias de vitamina B6 son el pescado, el pavo, los aguacates, el brócoli, las papas, los pimientos rojos y las nueces.

Vitamina E - la vitamina E actúa como antioxidante y también posee propiedades como anticoagulante.  Además ayuda a metabolizar mejor los azúcares.  Puede ayudar a prevenir la arterioesclerosis y las complicaciones vasculares comunes en las personas diabéticas.  Estas complicaciones son responsables de los daños a los riñones y los ojos causados por la diabetes.

Vitamina C - ayuda a reducir la necesidad de insulina, prevenir problemas vasculares y mantener la salud de los ojos.

Plantas medicinales - existen varias plantas, como la bardana y el fenogreco que poseen la capacidad de reducir los niveles de glucosa en la sangre.  Sin embargo, ninguna es un sustituto para la administración de insulina.   La utilización de estas plantas en personas diabéticas sólo debe hacerse bajo el cuidado profesional ya que en ocasiones pueden ocasionar un descenso rápido en el nivel de azúcar.

Por otra parte, existe un buen número de plantas que no alteran significativamente el nivel de azúcar en la sangre pero poseen propiedades sumamente valiosas para la prevención y el tratamiento de las complicaciones de la diabetes.  Dos de estas son:

Arándano - Ayuda a evitar la destrucción de los pequeños vasos sanguíneos del ojo conocida como retinopatía diabética que ocasiona la pérdida de visión en pacientes diabéticos.  (Más información sobre el arándano).

Ginkgo Biloba - Aumenta la circulación en los pequeños vasos sanguíneos, especialmente en los del cerebro.  En el caso de las personas diabéticas los problemas circulatorios en las piernas son frecuentes y pueden incluso culminar en amputaciones.  El ginkgo ayuda a mejorar la circulación en las piernas, contribuyendo a prevenir estos problemas.

El Ejercicio

El ejercicio ayuda tanto a prevenir la diabetes en personas que están a riesgo, como a evitar muchas de las complicaciones en las personas que ya la padecen.  Investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de Tufts en Massachusetts indican que el ejercicio aeróbico regular reduce el riesgo de desarrollar diabetes aun en los casos en que no produzca pérdida de peso. 
Otros estudios demuestra que las personas diabéticas que se ejercitan con regularidad tienen un tienen un riesgo menor de muerte que las que no se ejercitan.  Una de las formas en que el ejercicio ayuda es incrementando el nivel de cromo en los tejidos.  Otra es mejorando la capacidad del organismo para utilizar la insulina disponible.
El ejercicio con pesas o de resistencia también ayuda.  Este ejercicio incrementa la masa muscular.  Puesto que el músculo requiere más calorías que la grasa el resultado es un aumento en la tasa metabólica.  Es decir se queman más calorías, lo que hace más fácil bajar de peso algo deseable para la gran mayoría de quienes padecen de diabetes.  Las personas con buena masa muscular también son menos susceptibles a desarrollar diabetes ya que a mayor masa muscular menos cantidad de insulina se necesita para llevar la glucosa de la sangre a los tejidos.

Relajación y meditación

Cualquier tipo de práctica que ayude a controlar el estrés será de gran ayuda tanto para prevenir la diabetes como para evitar los daños causadas por esta. 

No hay comentarios: